domingo, 3 de abril de 2016

Costumbres e historia del porno casero asiático

El porno asiático y particularmente el porno casero asiático es una muy buena muestra de los valores culturales que encierra esta zona del globo pues en líneas generales se observa que las propuestas quizá no son tan atrevidas como sí ocurre con la industria del porno en otras partes del mundo.

Un poco de la historia del porno casero asiático

En buena medida se debe a que la historia del porno casero asiático se encuentra enmarcada en el conservadurismo y la endogamia de quienes actúan en los vídeos XXX de este lado del mundo.

Al hablar de conservadurismo queremos hacer notar que el porno asiático se erige por representaciones sobre la sexualidad y por ende del porno, en las que se opta por escenas que enseñen experiencias no tan salidas de tono. En ese sentido el porno casero es mucho más calmado que en otros sitios.

Ahora bien, tampoco se trata de dar a entender que no existan propuestas ingeniosas y llamativas. Por supuesto que las hay, pero en cuanto al porno casero asiático hay ciertas restricciones simbólicas.

Costumbres del porno casero asiático

Respecto a las costumbres, los asiáticos tienden a ser endogámicos con sus producciones de vídeos XXX. Esto significa la confirmación de los resultados de algunas encuestas que demuestras que las personas en países como Japón o China tienden a ver casi que exclusivamente porno asiático y no el de Occidente.

Además, en lo que se refiere al porno casero asiático se van a identificar rápidamente algunas costumbres entre las mujeres japonesas de los vídeos porno como que en la mayoría de los casos van a estar peludas allí abajo.

Lo mismo ocurre con ciertas restricciones en cuanto a enseñar partes del cuerpo que son clases en Occidente para la presentación de un vídeo porno, por tanto las distorsionan. Si nunca has visto el porno chino te animamos.